viernes, 4 de junio de 2010

Comenzó el juicio por los crímenes en Automotores Orletti

Raúl Guglielminetti, alias "mayor Guastavino", y otros cuatro acusados, deberán responder por 65 crímenes de lesa humanidad cometidos en ese centro que operaba con la máscara de ser un taller mecánico. Funcionó desde mayo a noviembre de 1976 en Venancio Flores 3519/21, entre Emilio Lamarca y San Nicolás, emplazado en el barrio porteño de Floresta.
       

El juicio por los crímenes cometidos durante la dictadura en el centro clandestino de detención conocido como "Automotores Orletti" comenzó en los Tribunales Federales de Retiro, ante una sala colmada de público, y con el ex miembro de los servicios de Inteligencia Raúl Guglielminetti sentado en el banquillo de los acusados.

Guglielminetti, alias "mayor Guastavino", y otros cuatro acusados, deberán responder por 65 crímenes de lesa humanidad cometidos en ese centro que operaba con la máscara de ser un taller mecánico.

El sexto imputado, el ex vicecomodoro Néstor Guillamondegui -con cuyo nombre fue caratulada la causa-, "fue declarado inhábil para afrontar el juicio", según lo determinaron los peritos forenses que lo revisaron antes del juicio, y en caso de comprobarse la recuperación podrá ser juzgado.

"Automotores Orletti" funcionó desde mayo a noviembre de 1976 en Venancio Flores 3519/21, entre Emilio Lamarca y San Nicolás, emplazado en el barrio porteño de Floresta.

Entre los detenidos-desaparecidos que estuvieron allí se encuentra el hijo del poeta Juan Gelman, Marcelo Gelman, quien fue asesinado y su cuerpo apareció en el interior de un tanque en las aguas del Río Luján, en Tigre.

También está desaparecida la nuera de Gelman, en tanto que la hija y el yerno del poeta fueron secuestrados pero luego liberados.

La hija de ambos, que recuperó su identidad gracias a la lucha internacional encarada por su abuelo y las Abuelas de Plaza de Mayo declarará como testigo en el juicio.

El cautiverio y los tormentos de estos últimos figuran entre los casos sometidos a juicio, así como también los de integrantes de la familia del líder del ERP-PRT, Mario Roberto Santucho.

El tribunal Oral Federal 1 tiene a su cargo las audiencias que comenzaron hoy con la lectura del auto de elevación a juicio porparte del fiscal federal Federico Delgado.

Por Orletti pasaron unos 300 detenidos-desaparecidos en su mayoría uruguayos y de otros países latinoamericanos, en el marco del llamado Plan Cóndor, un acuerdo de los gobiernos dictatoriales del Conosur.

Las audiencias estarán a cargo del Tribunal Oral Federal 1 (TOF) integrado por los jueces Oscar Amirante, Jorge Gettas (presidente del Tribunal)y Adrian Federico Grünberg.

En la causa caratulada "Guillamondegui, Néstor Horacio y otros s/privación ilegal de la libertad agravada y otros", están acusados el comodoro (retirado) Néstor Horacio Guillamondegui (que no va a ser juzgado), el coronel (re) Rubén Víctor Visuara y el general de división (re) Eduardo Rodolfo Cabanillas.

También se sentaron en el banquillo de los acusados Raúl Antonio Guglielminetti (quien además está siendo juzgador en otro juicio paralelo, el de Atlético-Banco-Olimpo), Honorio Carlos Martínez Ruiz (alias Pájaro) y Eduardo Alfredo Ruffo (alias Zapato), este último integrante de la banda parapolicial que comandaba el fallecido miembro de la Triple A Aníbal Gordon.

Guglielminetti, Ruffo y Martínez Ruiz se desempeñaban como personal civil de Inteligencia de la SIDE.

A los acusados se los juzgará por los crímenes cometidos contra 65 de sus víctimas, entre las que se encuentran Carlos Hiber Santucho, Manuela Santucho, Cristina Silvia Navaja de Santucho, Carolina Sara Segal, Néstor Adolfo Rovegno, Marcelo Ariel Gelman Shubaroff y Nora E. Gelman Shubaroff.

En el texto leído durante la audiencia de este jueves el fiscal Delgado dio por probada la existencia, a partir del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 de "un plan criminal" en el cual se dio riendas sueltas "a la cultura de la crueldad".

Señaló además que existió una "feroz penetración del Estado (en poder de los militares sobre la sociedad civil), enmarcada en el "desplazamiento de la política por tecnócratas" que tenían como objetivo la "concentración del poder".

Al darse lectura de cada uno de los casos se responsabilizó a los acusados por los delitos de privación ilegitima de la libertad mediante el uso de violencia; aplicación de tormentos (entre los que incluyó de por si los delitos antes mencionados) y homicidios agravados por alevosía, respectivamente.

En cuanto a Marcelo Gelman, fue secuestrado el 24 de agosto de1976 y asesinado entre el 4 y el 9 de octubre del mismo año yestán acusados por este hecho Guillamondegui, Ruiz y Ruffo como
autores directos por el "homicidio agravado por alevosía".

La primera audiencia se lleva cabo en el auditorium del edificio de Comodoro Py 2002 (Sala AMIA), colmada de público tanto en la planta baja como en la bandeja superior, donde se destaca la masiva presencia de estudiantes.

En tanto, el resto del juicio continuará luego en el Salón de Usos Múltiples ubicado en el mismo edificio.

El centro clandestino Automotores Orletti, ubicado en un taller mecánico en Venancio Flores 3521 del barrio de Floresta, funcionó durante 1976 bajo el mando del entonces jefe de la SIDE, general Otto Paladino, en coordinación con el Ejército y fuerzas del Uruguay.

Por Orletti pasaron más de 300 personas, incluido un grupo de uruguayos a quienes se secuestró para robarles un botín de 10 millones de dólares que luego fue repartido entre la SIDE y el grupo de tareas que intervino en el operativo.

Las familias de Marcelo Gelman, hijo del escritor y poeta Juan Gelman, María Claudia Irureta Goyena y Guillermo Binstock, son patrocinados por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), organismo que además es querellante.

La causa fue elevada a juicio por los casos que se les imputan a los ex represores argentinos, no así a los uruguayos implicados, quienes no podrán ser juzgados en Argentina hasta que no cumplan las condenas impuestas en causas en su país.

Se trata de los oficiales del Ejército José Ricardo Arab Fernández, José Nino Gavazzo Pereira, Luis Alberto Maurente Mata, Ernesto Avelino Ramas Pereira, Jorge Alberto Silveira Quesada y Gilberto Valentín Vázquez Bisio y de los oficiales de la Policía Ricardo José Medina Blanco y Ernesto Soca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada