lunes, 16 de abril de 2012

Operación Cóndor: secuestros de argentinos en Uruguay

Comisión de Derechos Humanos y Políticas Sociales del PIT/CNT
 
Nota entregada al Sr. Ministro Vázquez.
Montevideo, 12 de abril de 2012.
Sr. Embajador de la República Argentina en el Uruguay Dante Dovena
 
PRESENTE:
En los próximos días, el PIT/CNT con el patrocinio del Dr. Pablo Chargoñia formulará ante los tribunales uruguayos una denuncia sobre violaciones a los derechos humanos cometidas en el Uruguay contra ciudadanos argentinos durante la pasada dictadura. En la misma algunas de las personas que fueron objeto de actos ilegales por parte de la coordinación represiva entre ambas dictaduras del Río de la Plata, realizaran una detallada narración de los hechos vividos. Hemos considerado pertinente presentar al Sr. Embajador de la República Argentina en nuestro país, esta breve cronología de los acontecimientos, que evidencian de forma contundente la eficacia con que funcionó la coordinación represiva establecida por las dictaduras que asolaron a los países del Cono Sur de América Latina. Y a partir de ello, lograr – como ha sido una práctica constante por parte de las últimas administraciones de vuestro país, el apoyo necesario para que este esfuerzo por Verdad y Justicia, se materialice en forma efectiva.

LOS HECHOS QUE SE DENUNCIARAN.
1.1.- En el marco de la “Operación Cóndor”, desde al menos el año 1976, la Dirección Nacional de Información e Inteligencia y el Servicio de Información de Defensa (SID) del Uruguay, difundieron nóminas de ciudadanos argentinos vinculados al Movimiento Peronista Montoneros buscados por las Fuerzas de Seguridad de la República Argentina.
1.2.- Desde que usurparon ilegítimamente el poder, tanto la dictadura uruguaya como la argentina veían con preocupación las visitas de misiones internacionales interesadas en las denuncias de violaciones de derechos humanos que acontecían en ambas márgenes del Río de la Plata.
La Misión Internacional que visitaba el Uruguay en momentos en que sucedieron los hechos detallados en la presente denuncia –últimos meses de 1977– estaba integrada por el Dr, Joaquim Martínez Bjorkman –en representación de la Federación Internacional de los Derechos del Hombre–, el Dr. Robert Goldman –integrante de la Sociedad Americana de Derecho Internacional y Pax Romana–, y Jean Lous Wil, del Ministerio Internacional de Juristas Católicos.

1.3.- Al igual que lo habían hecho en 1976 con el secuestro y traslado clandestino de personas capturadas en Argentina para presentarlas como invadiendo Uruguay, ambas dictaduras coordinaron una operación que tenía como objetivo demostrar que la llamada “subversión” estaba actuando, que se estaba en plena “guerra contra el comunismo”, y que quienes realizaban campañas de denuncia por desapariciones, asesinatos y torturas estaban a sueldo del comunismo internacional que buscaba desprestigiar, a través de mentiras, a quienes habían rescatado a varios países de América del Sur del anarquismo y el terrorismo.

1.4- Rosario Evangelina Quiroga y su esposo José Luis Herrero, ambos argentinos, militaban en su país en el peronismo montonero en la provincia de San Juan (Herrero integró la Junta Departamental de Concepción y Quiroga fue representante por la Juventud al Congreso Provincial del Partido por el Departamento de Rivadavia). Tuvieron tres hijas: María Paula, María Elvira y María Virginia. A raíz de la persecución de la que fueron objeto por parte de las fuerzas represivas estatales, y dado que habían sido cesanteados por la Ley de Seguridad del Estado (Quiroga trabajaba como técnica en el Departamento de Procesos Técnicos de las Bibliotecas de la Universidad Nacional de San Juan), se mudaron a la provincia de Mendoza, radicándose en la capital de la misma. El 9 de marzo de 1976 Herrero fue secuestrado. Aún permanece desaparecido. Rosario Quiroga debió abandonar su vivienda, y después de un año de vivir en pensiones y hoteles, apartada de sus hijas decidió abandonar su país y radicarse en el Uruguay con las niñas en el intento de proteger su vida. Dado que como resultado de la acción coordinada de las dictaduras de ambos países, ciudadanos argentinos radicados en Uruguay como Claudio y Lila Epelbaum Slotopolsky, habían sido secuestrados el 4 de noviembre de 1976 en Punta del Este y trasladados clandestinamente a Argentina –desde entonces permanecen desaparecidos-, Rosario Quiroga se instaló con documentación falsa a nombre de Leda de los Reyes Lombarda.

1.5.- El 16 de noviembre de 1977, Rosario Quiroga concurrió al puerto de Colonia a esperar la llegada desde Argentina de quien era entonces su pareja, Oscar Degregorio Marconi, miembro de la conducción nacional del peronismo montonero. Degregorio arribó al puerto de Colonia en el aliscafo de las 13.30 hs. y fue apresado por integrantes de la Prefectura Nacional Naval cuando estaba realizando los trámites de migraciones para ingresar al país. Degregorio usaba documentación falsa y llevaba dos granadas escondidas en un paquete de yerba y un revólver disimulado en un termo.
Rosario Quiroga fue testigo presencial de esa detención, y de inmediato avisó a la madre de Degregorio quien, pese a que realizó numerosas gestiones en Uruguay para saber el paradero de su hijo, no obtuvo ninguna información oficial al respecto.

1.6.- Por orden del Comandante en Jefe de la Armada, integrantes de la Prefectura Naval trasladaron a Degregorio a Montevideo. Posteriormente fue derivado al Cuerpo de Fusileros Navales (FUSNA).

1.7.- El 17 de noviembre la Dirección Nacional de Información e Inteligencia emitió el Parte Especial de Información Nº 31/77 difundiendo una nueva lista de requeridos argentinos, entre quienes se mencionaba a María Catalina Benassi de
Franco, ciudadana argentina secuestrada nueve meses más tarde –el 29 de septiembre de 1978– en el Aeropuerto de Carrasco, y trasladada clandestinamente a la Escuela de Mecánica de la Armada, en Buenos Aires. Permanece desaparecida.

1.8.- El 17 de noviembre de 1977 llegaron a Uruguay varios oficiales de la Armada Argentina, integrantes del Grupo de Tareas que actuaba en la represión ilegal en ese país con base en Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) para realizar la identificación de Oscar Degregorio.
 
1.9.- Cuando estaba siendo trasladado a otra dependencia, Oscar Degregorio trató de fugarse. Para frustrar ese intento sus captores lo balearon, y malherido fue ingresado en el Hospital Central de las Fuerzas Armadas, donde lo intervinieron quirúrgicamente.
Cuatro días después fue interrogado por oficiales argentinos en el propio Hospital Militar.
Rosario Quiroga testimonió al respecto: "Supe por él mismo [Degregorio] que luego de varios días de tortura en manos de las Fuerzas Conjuntas Uruguayas, que consistió en golpes, submarino y picana aplicados sin piedad y en forma constante, trató de fugarse. Al intentarlo, fue gravemente herido en el abdomen por un oficial uruguayo y que a pedido del entonces teniente de navío Antonio Pernías alias ‘Trueno’, miembro del G.T 3.3.2.2 de la Armada Argentina fue sometido a una delicada operación para salvarle la vida y de esa forma tratar de arrancarle la información que querían. En la operación se le hizo un ano contra natura,ya que los intestinos habían sido perforados varias veces. Se debatió varios días entre la vida y la muerte en un hospital uruguayo que según él me dijo tenía celdas. Luego de haberse recuperado un poco fue trasladado en avión a Buenos Aires, al interior del Casino de Oficiales de la ESMA”.

1.10.- El 5 de diciembre de 1977, según consta en el parte de Información Nº 31/77 ya mencionado, fue allanada la vivienda que ocupaba Oscar Degregorio en Montevideo.

1.11.- Rosario Quiroga permaneció en Uruguay y buscó conectarse con otros exiliados argentinos. Concurrió a la casa del pianista tucumano Miguel Ángel Estrella –quien en esos momentos no se encontraba en el país-; posteriormente logró vincularse con Alejandro Barry y Susana Mata, matrimonio que vivía en Uruguay junto con su hija Alejandrina, de 4 años y a través de ellos con Rolando Pisarello, su mujer María del Huerto Milesi y su hija María Laura (de 4 meses). También tomó contacto con Jorge Salvador Gullo y Carlos Augusto Valladares.
1.12.- Cuando estos exiliados argentinos se percataron de que eran objeto de vigilancia y seguimiento concluyeron que algunos debían mudarse, y otros abandonar Uruguay. Rolando Pisarello y María del Huerto Milesi junto con su hija fueron a vivir con Rosario Quiroga y sus hijas, a la casa que esta última había alquilado en el Balneario Lagomar de la Ciudad de la Costa, Departamento de Canelones. Jorge Gullo regresó a Argentina, donde fue secuestrado el 26 de abril de 1979 y llevado al centro clandestino de detención que funcionaba en la Esma. Permanece desaparecido. El 17 de diciembre de 1977 Carlos Valladares murió en el Aeropuerto de Carrasco tras ingerir una pastilla de cianuro para evitar ser secuestrado.

1.13- El 15 de diciembre a las 8.30 horas Rosario Quiroga y Rolando Pisarello salieron de su casa hacia la avenida Gianatassio con el propósito de trasladarse a Montevideo en autobús. Al llegar a la ruta un grupo de hombres de civil que estaban a sus espaldas les dio la voz de alto. Ambos cruzaron la ruta intentando escapar, pero fueron interceptados por otro grupo de hombres armados apostado tras la caseta de la parada de autobuses que dispararon contra ellos. Fueron capturados e introducidos a los golpes en un furgón, luego de ser atados y amordazados. A Quiroga le abrieron la cabeza de un culatazo.
Ambos fueron llevados aun centro clandestino de detención ubicado en una casa vieja, con apariencia de castillo medieval, ubicado en las cercanías del aeropuerto de Carrasco, conocido como “el Castillito de Carrasco”. Allí fueron alojados en el sótano, sometidos a torturas e interrogados por oficiales del SID y oficiales argentinos integrantes del Grupo de Tareas que actuaba en la Esma.
 
1.14.- El operativo de las Fuerzas Conjuntas de Uruguay ejecutado en la mañana del 15 de diciembre dio inicio a una serie de acciones de caza de ciudadanos argentinos refugiados en Uruguay. En las primeras horas de la tarde, cuando se dirigían en auto hacia el balneario de Lagomar, a la altura del km 18,500 de la Avenida Gianattasio fueron interceptados dos militantes montoneros: el ex diputado peronista Jaime Feliciano Dri y Juan Alejandro Barry, por miembros del Departamento III del SID e integrantes de la marina de la Argentina. Ambos intentaron escapar y fueron heridos. Dri fue capturado vivo, golpeado salvajemente, esposado y con los ojos vendados y encapuchado fue conducido al ya mencionado centro clandestino ubicado en las cercanías del Aeropuerto de Carrasco, donde fue torturado por personal militar uruguayo y argentino y posteriormente trasladado en avión a la República Argentina. Juan Alejandro Barry fue baleado y habría muerto en esos momentos a consecuencia de las heridas recibidas.

1.15.- En la madrugada del 16 de diciembre las fuerzas represivas realizaron un operativo en la casa de Lagomar. En ese momento se encontraban allí María del Huerto Milesi de Pisarello y su hija María Laura; Susana Mata de Barry y su hija Alejandrina, y las tres hijas de Rosario Quiroga, María Paula, María Elvira y María Virginia. Algunas versiones indican que Susana Mata habría muerto en el lugar, tras haber ingerido una pastilla de cianuro. María del Huerto Milesi y las criaturas que se encontraban en la casa fueron secuestradas fueron llevadas al centro clandestino de la zona de Carrasco. Alejandrina Barry fue entregada a sus abuelos el 29 de diciembre en el puerto de Montevideo. Las otras cuatro niñas, así como Milesi y Quiroga fueron llevadas clandestinamente a Buenos Aires.

1.16.- Otro operativo realizado ese mismo día en la vivienda del pianista argentino Miguel Angel Estrella Ávila Borges, ubicada en la Rambla de Montevideo, culminó con la detención de Estrella, Raquel Odasso, Luisana Beatriz Olivera y Jaime Luis Brancony.

1.17.- El 17 de diciembre, cuando ingresaba al Uruguay con un documento falso a nombre de Roberto Armando Medina Cornejo, fue reconocido por la policía de Migraciones del Aeropuerto de Carrasco, Carlos Augusto Valladares, quien era Secretario Político de la Columna Oeste del Gran Buenos Aires de la organización Montoneros. Para evitar ser detenido con vida, Valladares ingirió una pastilla de cianuro y murió en forma instantánea.

1.18.- Oscar Degregorio fue trasladado ilegalmente a la República Argentina en un helicóptero de la Armada Argentina que partió del Área Naval del Puerto de Montevideo, previo acuerdo de ambos comandantes de las fuerzas del mar. Este traslado clandestino se realizó el 17 de diciembre de 1977, según consta en el informe del 20 de septiembre de 2005 presentado por el Comandante en Jefe de la Armada vicealmirante Tabaré Daners al Presidente de la República Tabaré Vázquez (Archivo Secretaría de Seguimiento de la Comisión para la Paz, Tomo 4, pág. 101).
Existen constancias en Argentina de que Degregorio fue recluido en el centro clandestino de detención y desaparición que funcionó en la Esma bajo el mando de la Armada de ese país, luego trasladado al centro clandestino que funcionaba en Campo de Mayo, bajo el mando del Ejército de ese país, donde fue sometido a continuas torturas, y luego de un tiempo vuelto a la Esma, donde fue asesinado el 25 de abril de 1978.

1.19.- Tras permanecer secuestrados en el “El Castillito de Carrasco”, fueron conducidos clandestinamente a la Esma Rosario Quiroga y sus tres hijas en un avión; en otro, Jaime Dri, María del Huerto Milesi, Rolando Pisarello y la hija de ambos. Las niñas fueron posteriormente entregadas a sus familiares. Quiroga, Pisarello y Milesi permanecieron en calidad de detenidos-desaparecidos en la Esma hasta principios de 1979, mientras que Jaime Dri logró fugarse el 19 de julio de 1979, en la ciudad de Asunción, Paraguay.

1.20.- El 21 de diciembre Raquel Odasso, Luisana Beatriz Olivera, Miguel Angel Estrella y Jaime Luis Brancony fueron procesados por el Juzgado Militar de Instrucción de 2º Turno. Permanecieron detenidos en el Batallón de Infantería Blindado
Nº 13. El 22 de enero de 1978 fueron trasladados al Penal de Punta de Rieles Odasso y Olivera, y al Penal de Libertad Estrella y Brancony, donde permanecieron detenidos hasta que fueron expulsados del país en febrero de 1980.

1.21.-El 22 de diciembre de 1977 el Jefe del Departamento III del Servicio de Información de Defensa, José Nino Gavazzo, dio una conferencia realizada ante integrantes de los servicios de inteligencia uruguayos en la que informó que el jefe montonero capturado en el Puerto de Colonia vivía en el Uruguay con su compañera e hijas y que “se encontraba colaborando personal de la Armada argentina en relación con el detenido Jefe montonero”.

1.22.- El mismo 22 de diciembre, las Fuerzas Conjuntas emitieron el comunicado oficial Nº 1378 en el que daban cuenta sólo de algunos de los operativos perpetrados, en algunos casos citando a las víctimas por los nombres que figuraban en los documentos falsos. Los nombres de otras fueron omitidos, precisamente el de aquellos que fueron trasladados ilegalmente a Argentina: Rosario Quiroga y sus tres hijas; María del Huerto Milesi, Rolando Pisarello y la hija de ambos; Jaime Dri; Oscar Degregorio. En el comunicado oficial se cita a quienes fueron muertos: Susana Mata y Juan Alejandro Barry –de quienes dice que se autoeliminaron con pastillas de cianuro-, y a los detenidos que fueron procesados en Uruguay: Miguel Angel Estrella, Raquel Odasso; Luisana Olivera y Jaime Luis Brancony, También se “legalizó” la situación de Alejandrina Barry Mata, posteriormente es entregada a sus abuelos.

1.23.- Se considera pertinente mencionar en esta introducción, que además de los ya mencionados Lila y Claudio Epelbaum y Oscar Degregorio, ciudadanos argentinos secuestrados en Uruguay y trasladados a Argentina que permanecen desaparecidos -y sin que esta enumeración excluya la posibilidad de que otros argentinos hayan sufrido igual destino-, María Catalina Benassi de
Franco y Manuel Eduardo García (secuestrados el 29 de septiembre de 1978), Mónica Grispon de Logares y Claudio Logares, junto con la hija de ambos, Paula, fueron secuestrados en Uruguay y llevados a Argentina. Grispon y Logares estuvieron recluidos en el centro clandestino Brigada de San Justo, hasta que desaparecieron definitivamente en el Pozo de Bánfield (en la provincia de Buenos Aires, centro clandestino en el cual también desaparecieron muchos ciudadanos uruguayos). Paula Logares fue apropiada por el subcomisario de la Policía de la Provincia de Buenos Aires Rubén Luis Lavallén, integrante del electo represivo de la Brigada de San Justo. En 1984 Paula fue ubicada por su familia y recuperó entonces su identidad.
Sin otro particular lo saluda con la más alta estima
Por la Secretaria de Derechos Humanos y Políticas Sociales del PIT/CNT

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada